Las 8 maravillas del mundo.

Brisa fresca cada mañana, sabor a menta recién cortada.
Flor que acaba de nacer, tumbarte en la playa cada atardecer.
El sonido de la lluvia al dormir, sonreír al pensar en ti.
Erizar tu piel con cada uno de mis dedos, mirarte y acariciarte el pelo.

Yo ya lo hice todo

Cada vez que estoy contigo te veo más borroso, no se si tengo la vista cansada o si tú estás construyendo una barrera entre nosotros la cual nunca jamás en todos estos años quise que apareciera.

Yo ahora solo quiero que la derribes o en el peor de los casos necesito que la construyas entera y no te pueda ver más, incluso sabes que he recogido fuerzas de las que ya no me quedaban para ofrecerte mi ayuda y acabar de construir de una vez ese muro que nos está separando, porque tu mejor que nadie sabes que verte así borroso me impide avanzar.

Supongo que la palabra que usaría ahora mismo para definir tu comportamiento es egoísmo ya que cuando te necesito y te pido respuestas sobre tu comportamiento, estas son totalmente ambiguas.
Y no entiendo como una persona, si no me ha mentido durante tanto tiempo, puede hacer que alguien sufra tan gratuitamente por falta de valor o falta de lo que sea que tengas.

Yo ahora solo espero que algún día te enamores y que te duela mucho, muchísimo, infinito, esa es la única forma en la que sabrás que has dado todo lo que tenías y que ahí te des cuenta de todo lo que di yo a cambio de egoísmo, entonces sabrás lo que has perdido.

Te pareces a Sevilla

Qué bonita estás hoy, que grandeza caminarte con mis pupilas.
Puro volcán de sentimientos, río de aguas intranquilas.
Manantial de duda que me engancha, incertidumbre sin medida.
Cada día igual, que me sorprendas es mi rutina.
Que me hables con abrazos, y me abraces a escondidas.
Que me beses con las manos, y me devuelvas a la vida.

Eres Primavera.

Aún recuerdo cuando te conocí, sonriente, alegre, segura. Te noté las ganas de comerte el mundo desde el primer gesto, y ahí supe que yo quería comérmelo a bocados pequeños contigo, saboreándolo, disfrutándolo.

Esa es la influencia que tienes desde el minuto uno sobre mi, porque haces que el camino a casa sea diferente cuando me acompaña tu olor a confianza, y por la noche no me hace falta la luz de ninguna farola, porque ya me alumbra la cara el brillo de tu mirada que desprende luz de primavera.

Primavera de pájaros cantando, calles repletas de gente pasando y, mientras tanto, yo me voy enamorando.

Hablando de deseos

Desearía estar aquí y allí, que arda Troya mientras te regalo París, abrazarte toda la noche y verte dormir.

Desearía crear un mapa que comenzara en tu pelo, y acabara justo cuando termino de recorrer tu cuerpo con mis dedos.

Y que sepas que mil corazones latiendo, te dan menos que el mío, que se dedica a regalarte todo lo que soy.

Un poco de amor

Maldito desamor, maldita alineación de los planetas que hacen que cuando peor estás pongan esa canción en la radio, que tengas que ir a ese lugar donde tenéis esa bonita foto, que te imagines lo que fue, pero ya no y lo que podría haber sido y no es.

Maldito amor que no se va con el paso del tiempo, que te hace ver señales donde no las hay, o quizás sí que las hay, pero bah, da igual, solo es una manera de mantener la esperanza. Solo es una forma de esperar que ella te diga “Ven” y que tú lo dejes todo.

Maldito sentimiento verdadero. Maldita inconsciencia.

Te pasas la vida entera esperando al que crees que es el amor de tu vida, y no te das cuenta que el amor de tu vida vive contigo. Que tu verdadero amor eres tú misma, el único amor capaz de salvarte de ti.

Tenemos que aprender a querernos un poco más, y no perder el tiempo esperando a alguien que no quiere encontrarnos. Conócete a ti misma y no te preocupes de quien no quiere darse a conocer. Disfruta de ti. Disfruta de tu vida.

Disfruta de tu propio amor.

El poder de tus piernas.

Te movías entre las sábanas como un pájaro cuando llega a su nido, como las palabras en un papel fino, como un dibujo que llena un folio en blanco.

Me encendías pero nunca me hiciste cenizas, y tú nunca te consumías aunque para mí parecieses un incendio.

Parecía una trapecista suicida, manteniendo el equilibrio en tus costillas y tenía un aterrizaje forzoso cada vez que sobrevolaba tu ombligo.

Tienes estrellas fugaces en las pupilas, cada vez que te canto algo de Sabina, y serpientes en las caderas cada vez que sales a bailar en mitad de una calle mientras diluvia.

Ríes con esa música de un corazón hecho de cristales, hipnotizas a todos con tus andares. Mi dama en todo los bares, la musa de todos los poetas

Con esas manos de maga, vas transformando en magia todo lo que tocas, y esa bandera de loca manifestándote frente al parlamento de nuestra locura

Porque parece que me falta algo si no me miras, si no te giras a la vuelta de la esquina, y vienes corriendo a darme un beso. Un beso con esos huesos de alfiler que rompen todas las burbujas donde he creado mis sueños.

Lo peor, es que piensas que no eres una chica huracán, capaz de echar mis esquemas abajo con tan solo poner tus piernas arriba. Una chica droga capaz de hacerme adicta a cada uno de tus gestos y manías. Y tú que creías que solo podías ofrecerme tu saliva.

Incapaz, o eso decías, de entrar en mi caja torácica y adueñarte de cada uno de mis latidos.
Sístole y Diástole seguirán cualquier ritmo cuando estés conmigo, pero si te vas, si te vas notaré eso que late, completamente partido.

La flor que tenía dueño y el dueño que no tenía flor // The Flower

Os contaré la historia de una bonita flor, esta flor era especial, era una flor muy solitaria pero desprendía mucha alegría y pedía a gritos que alguien la cogiese y se la llevase a casa, ella solo quería compañía y un poco de agua cada día. Es la historia de una flor que creía que tenía dueño y de un dueño que nunca tuvo esa flor. Esta es mi historia, tú historia y la de otras muchas.

Pues sí, yo me sentía como tal, me moría de sed cuando no te acordabas de mi apagándome poco a poco y cuando te acordabas, cuando te acordabas era la flor más feliz del mundo.

Y es que esta pequeña flor estaba acostumbrada a que la regasen todos los días, pero poco a poco su dueño se cansaba y esta flor, tan frágil y a la vez tan fuerte tuvo que aprender a sobrevivir sólo con una gota cada semana, tenía tantas ganas de que su dueño siguiese viéndola como algo especial que comenzó a comportarse como un cactus y a poder sobrevivir sin agua durante un tiempo.

Pero una mañana intentó levantarse como todas las demás sin embargo no pudo, había pasado mucho tiempo y no podía engañarse más, no tenía fuerza pues le faltaba ese agua que alguna vez tuvo día tras otro y ya no. Había aprendido a vivir sin ella durante unos cuantos días, pero como todos sabéis las flores que no son cactus, incluso las flores que quieren parecerse a los cactus o incluso los cactus necesitan un poco de agua y ella no la había recibido.

Os contaré el final pues es algo distinto al que pensáis, esta flor no se murió era demasiado joven para eso, esta flor, aunque dormida, sigue esperando a qué alguien se ofrezca para cuidarla a pesar de que su aspecto no sea el mismo que aquella vez cuando su dueño decidió adoptarla para no cuidarla.

I will tell you the story of a nice flower, this flower was special, was a very solitary flower but it was detaching many happiness and she was wonder for someone to take her home, she only wanted company and a bit of water every day. This is the story of a flower that was thinking that it had owner and of an owner who never had this flower. This is my story, your story and the story of many others.

So yes, I was feeling as this flower, I was dying of thirst when you were not remembering me and when you were remembering me, when you were remembering me I was the happiest flower of the world.

And it is that this small flower got used to be watered every day, but little by little his owner was getting tired and this flower, so fragile and simultaneously so strong had to learn to survive only with a drop every week, she had so many desires of which his owner was continuing seeing her as something special that began to behave as a cactus and to being able to survive without water during a time.

But one morning she tried to get up like all mornings however she couldn’t, it had been a long time and could not deceive any more, she didn’t have force since she was lacking this water that at some time had day after other one and already not.
She had learned to live without it for a few days, but as all you know the flowers that are not cactus, enclosed the flowers that want to look like the cactuses or even the cactuses too need a bit from water and she had not received it.

I will tell you the end since it is something different from the one that you think, this flower didn’t die she was too young, this flower continues waiting for someone who offers to take care of her in spite of the fact that her aspect is not the same that long time ago when his owner decided to adopt her and didn’t take care of her.

Al final del camino.

Te presentaste hablando de tus lunares, y de todas las constelaciones que se podían dibujar con ellos, pero en realidad son pequeños volcanes en erupción, esperando que alguien llegue y los apague cada noche.

Me contaste historias que me hacían reír más allá de la risa, te sabes de sobra mis mentiras, e hiciste que dejara de besar bocas que no me decían nada, para escuchar la palabra “amor” cada vez que besaba la tuya.

Cuidaste de mis heridas hasta curarlas, y fuiste, y serás, el Yin del Yang de mi locura. Eras tú quien me miraba incluso cuando iba con la mirada perdida.

Contigo aprendí a ir de las palabras a los hechos, y de los hechos a los orgasmos. Del llanto a la carcajada, sin encontrar excusa para perderme por el camino, porque al final, allí estabas tú, como siempre, enseñándome a vivir

Nuestro libro

Eres una pesadilla vestida de sueño.

A veces se me olvida, intento desnudarte de nuevo, y vuelvo a ver lo peor de ti.

¡Qué bonita estas con esa careta puesta! Incluso llego a creerme eso de que me quieres, que tontería. Demasiado tiempo perdido para mi gusto, demasiadas batallas perdidas, demasiadas palabras al viento.

Ni tú, ni yo nos merecíamos esto, somos como ese libro de final abierto que espera ansioso su segunda parte, un desenlace que aún no he sido capaz de leer, ni lo seré.

Culpable.

Me siento culpable de no necesitarte.

Así de simple e irónico a la vez.

Estoy en un punto en el que no sé si te echo de menos a ti, a mi cuando estaba contigo, o a la mentira que me hacías sentir. Estaba. Hacías. Pasado.

Después de tanto tiempo sin verte, no solo no necesito hacerlo, si no que no quiero. Me niego. Lo pienso, y me produce pereza, cansancio. Otra vez lo mismo. No quiero. Y me siento culpable.

Me acostumbré tanto a ser yo quien te buscaba, que no hacerlo me hace sentir rara, y me sulfura que vengas y me reclames.

Tengo rabia dentro de mi, todo el amor se está volviendo odio. A ti. A mi. No sé.

Y, ¿sabes qué?, me siento culpable.

¡Menuda tortura!

Tras varios meses en el extranjero, todavía no entiendo por qué sigues en mi cabeza. ¿Qué clase de bolígrafo habrás usado aquel día para que ahora seas imborrable para mi? ¡Menuda tortura!

Si lo llego a saber, el primer día te hubiese besado con más ganas y así a lo mejor yo hubiese sido la imborrable y no como soy ahora, que parece que escribí con un boli con goma.

“I fall in love with you every single day”

¡He vuelto! Siento no haber escrito durante tanto tiempo, pero para que sepáis que ya estoy preparando nuevas entradas os dejo una pequeñita como señal de que sigo aquí. He decidido reiniciarme en el mundo de las redes sociales, aunque sea una entrada muy distinta a las que he publicado anteriormente, con esta pequeña reliquia.

Espero que muchos ya conozcáis a este gran artista y si no, pues os brindo una gran oportunidad a todos aquellos que seáis sentimentales para que os sintáis así de bien como me siento cuando lo escucho. Cualquiera de sus canciones son estupendas, pero esta ha sido un flechazo, supongo que será porque me siento muy identificada con la letra y la verdad es que no puedo dejar de escucharla ni un solo momento, espero que os suceda lo mismo.

¿Sabes qué? // Incredible, isn’t it?

¿Sabes qué? El otro día estuve recordando que nos reíamos de aquella película en la que la chica decía que sentía mariposas en el estómago y en la que el director hacía sonar su corazón como sí hubiera acabado una maratón unos segundos antes cada vez que veía al chico que le gustaba. ¿Te acuerdas?
¿Y a que no sabías que? Tenía razón ese director que tanto nos hizo reír, sucede tal cual esa película.
Tu tienes el poder de hacerme sentir como si hubiera hecho esa maratón y como sí me hubiera tragado esas mil mariposas. ¿Increíble verdad?

Do you know what? The other day I was thinking about the day when we were watching that film in which the girl said that she felts like buterflies in her stomach and in which the director made that strong sound of her heart beating so fast like she had finished a marathon a few seconds before each day that she saw the boy that she likes, do you remember?

And guess why? This director that made us laught like if there is no tomorrow was in the truth, it is like in that film. You have the power of make me feel like I had done this marathon and the power of make me feel like if I had swallowed a thousand of buterflies. Incredible, isn’t it?

Tú, bella arquitectura.

Tienes una ciudad en tu espalda, con un río que recorre cada una de tus vértebras. Y yo, recorriendo ese río.

Tu cara parece la luz al final del túnel. Tus ojos, un infinito de deseo. Tu boca, me da el oxígeno para vivir. Tu cuello, mi lugar favorito para perderme. Tu ombligo en mejor sitio para empezar y acabar cada una de mis noches.

Tu hombro, el precipicio que me lanza a tu mano. Tu mano, la mejor pareja para la mía.

Tus piernas, el oasis que esconde el paraíso donde me quiero adentrar.

Tus pies, tus pilares.

Los míos.

 

Humo.

Búscame a escondidas. Que no me acostumbre a ti.

Yo te espero fumando un cigarro tras otro, con el paquete a estrenar y con ganas de morderte en cada calada.

Y cada día más

Sabes seducir con la mirada; intensa, profunda, acompañada de tu voz suave, y de tu risa contagiosa que provoca la mia.

Tienes ese algo que me trae el golpe de aire fresco que me da el calor justo que necesitaba.

Me sabes a peligro, a chocolate con menta, a vozka con bebida energética, a tormenta de verano, me sabes a libertad.

A la libertad que te da gritar a las 5 de la mañana, saltar en paracaidas, la velocidad.

Me sabes a la libertad que da lo prohibido.

Y no sé, eso me gusta.

Quererte, sentirte, besarte.

Quererte, sentirte, echarte insoportablemente de menos cuando no estás conmigo, volver a sentir la euforia de un escenario a tu lado, mirarte y que los minutos desaparezcan.
Suena ridículo decir esto en voz alta, que estas palabras vayan más allá de mis pensamientos, ¿sabes?
Que otras personas te cuenten como me brillan los ojos cuando hablo de ti, que la mayoría de canciones del universo entero pasen a ser nuestra canción. Correr por las calles iluminadas de noche, escapandonos de la lluvia y buscando cualquier soportal para refugiarnos.
Provocas un cosquilleo constante dentro de mi, que me molesta muchísimo pero a la vez me encanta sentir. Tocar el piano a cuatro manos y que por un momento nuestro amor por la música nos convierta en rivales, sería divertido.
Tener una afición vehemente a ti; ver algo que me guste y pensar ‘seguro que también le gusta’.
Compartir litros y litros de cerveza, perderme en tu mirada y no saber como salir. Besarte, besarte y besarte, y mientras te beso todavía más, pensar ‘Seguro que el diccionario se refiere a esto cuando define la palabra pasión’.
Mi adicción a ti, tu magnetismo, que cuando nos damos la mano me sueltes y sentir como si me faltara algo de mi misma. No estoy segura de que esto sea sano.
Que seas una persona tan inexplicablemente especial siendo solo tú, tan unasumiblemente perfecta para mi, con tus inseguridades, tus manías.
Abrazarte como si fuera la última vez que te abrazo, regalarte eso que siempre has querido por estas navidades. Sentarme con la guitarra y un café y componer otra canción más sobre tu forma de existir.
Sentirme desproporcionadamente feliz cuando sonries, quererte de una forma que me emociona, que no alcanzo a entenderm que me duele. Como nunca.

Esos amigos

Poco se habla de los que hacen resurgir tu mundo día a día, de esos amigos que siempre han estado ahí y que te han visto es tus mejores y en tus peores días.

Esos amigos que te llenan la copa cuando la ves medio vacía, y te quitan la botella cuando estas al borde del abismo.

Los amigos que te miran y te dicen lo preciosa que eres, y lo bonitas que haces que sean las calles cuando pasas. Los mismos que te ponen el pijama más ridículo si te quedas dormida en el sofá de su casa mientras veíais una peli.

Poco se habla de cómo su abrazo puede hacer que todos los problemas se olviden. Sus bromas, sus cosquillas son la llave para liberar cualquier miedo.

Y qué decir de cuando cuenta sus movidas y tú no puedes entender por qué le han roto tantísimas veces la sonrisa esas historias de amor tan jodidas. E intenta ser payaso, cómico, absurdo, sacar una sonrisa al fin y al cabo.

Poco se habla de los amigos que son verso, poema, poeta, que no son Madrid, ni Barcelona, ni París porque son hogar, refugio. Poco se habla de esos amigos que te sacan a bailar bajo la lluvia, bajo el sol de agosto y las estrellas de cualquier cielo; de esos que saben cuál es tu comida favorita y de qué color te gusta pintarte los labios. Amigos que harían cualquier cosa por ser armadura y que nunca te hirieran,

Amigos que son la barra de un bar un Viernes cualquiera, la copa, el alcohol, la fiesta, los “Joder, tío, te quiero. Gracias por estar ahí”, y la mañana siguiente comparten resaca y el dolor de cabeza. 

Resucitar en un abrazo después del dolor en el pecho; un abrazo de esos que hacen crujir los huesos y que te falte el aire.

Poco se habla de los amigos que son versos de otro, por eso te he escrito esto a ti, que siempre me has puesto los pies en el cielo; que me enseñaste que soñar, se puede también con los ojos abiertos, y me demostraste que el amor es una locura en la que loco y loca, ó loco y loco, ó loca y loca, me da igual, no encuentran ni quieren encontrar la cordura,

Me has dado tanto que incluso la poesía se queda corta; y sí, ya sé que dices que soy un desastre y eso de “Joder, pequeña, la que has liado”, pero también me dices que tengo un corazón que no me cabe en el pecho. Y que lo hecho, hecho está y tire pa´lante. Porque tú me llevaste a la azotea para que dejase de sentirme tan pequeña, y me agarraste de la mano al cruzar la calle y me regalaste flores sin ser 14 de Febrero para que me sintiese flor entre tantísimo capullo.

A mi que no me jodan, poesía eres tú, diga lo que diga Bécquer.

El día que te conocí // The day I met you

El día que te conocí, ese día nadie me dijo que tendría la suerte de apreciar lo que de verdad tengo y quiero.
La suerte no fue tenerte a mi lado si no que te hayas marchado.
Desde ese momento supe valorar todo lo que tengo a mi al rededor y disfrutar de todo aquello que no valoraba cuando estaba contigo y que ahora vale millones sin ti.

The day I met you, this day, nobody said to me that I’ll be lucky to estimate what indeed I have and want. The best wasn’t have you by my side if not that you have left. From this moment I could value everything what I have and enjoy all that I was not valuing when I was with you and that now costs millions without you.

Y te olvido… // And I forget you…

“El presente, que es nuestro pero por separado y eso es lo que no intento recordar más de dos veces al día por sí a la tercera va la vencida, y te olvido”

“The present, which is ours but separately and it is what I don’t try to remember any more than two times a day for if to the third one goes the defeated one, and I forget you “

Hoy es el día // Today is the day

Hoy ha llegado el momento que llevo tanto esperando, hoy es el día. Hoy he dejado de quererte.

Así, de repente, me he despertado y lo he sentido, no me mereces, no mereces mi tiempo, ni mis ganas, ni mis besos. Todo ha sido de golpe.

Me he despertado y he sentido que hoy no esperaré esos “Buenos dias” que nunca llegan, ni esos te quieros que dejé de creerme antes de que tu dejaras de creer en nosotros.

Mi tren ha cogido velocidad, va recto dirección a la felicidad que tú nunca me diste, porque nunca pensaste en nada que no fuese tu amor propio.

Mi tren ya no se queda esperando con las puertas abiertas para que llegues, pongas un pie en el vagón y no te subas nunca, pero tampoco me dejes marchar.

A veces, mejor dicho, muchas veces, quitabas tu pie y te montabas en otro un rato, y mi tren empezaba a andar, andaba a la velocidad de una tortuga, y dejaba la puerta abierta para cuando llegases, mi tren nunca se iba, siempre esperaba por ti.

Lo que más tristeza me da, es que para mí esto es un acto de valentía, hoy he ganado volver a verme en el espejo, pero tú, hoy me has perdido y no te vas a dar cuenta jamás.

Por eso se acabó, y hoy ha sido el día. Y ojalá seas feliz y yo no me entere nunca, ojalá sepas querer algún día, ojalá te quieran mejor que yo, solo mejor, porque más es imposible

 

Today there has come the moment that I take so much waiting, today it is the day. Today I have stopped loving you.

Suddenly, I have woken up and have felt it, you don’t deserve me,  you don’t deserve my time,  my desire of being close to you, my kisses.Everything has been at one stroke.

I have woken up and felt that today I will not wait these ” Good morning ” that never come, and this “I love you” that I stopped believing before  you were stopping believing in us.

My train has taken speed, direction goes straightly to the happiness that you never gave to me, because you never thought about anything that it was not your self-esteem.

My train already doesn’t continue waiting with the opened doors in order that you come, put a foot in the coach and never raise, but don’t also leave me to go.

Sometimes, rather, often, you were removing your foot and were mounting yourself in other one awhile, and my train was starting walking, was walking to the speed of a tortoise, with the door opened for when you were coming, my train was never going away, always it was waiting for you.

What more sadness gives me, is that for me this is an act of valor, today I have won to return to meet in the mirror, but you, today you have lost me and you don’t go away to realizing ever.

Because of it it was ended, and today it has been the day. And I hope that you are happy and I never find out, I hope you know how to love someone some day, and I hope that some day someone love you better than I, only better, because more it is impossible

Otro día contigo pero sin ti // Another day with you but without you

No hay un solo día en el que no me acuerde de ti, no se cómo pero apareces en cualquier detalle, en una canción, en la calle, a mi lado, siempre a mi lado apoyándome en los malos momentos y en los buenos, siempre.

No puedo dejar de imaginarte aún a mi lado, creo que lo hago para seguir viviendo en ese mundo tan perfecto que tu me regalabas cada día cuando estabas junto a mi.

Hay días en los que me despierto de esa fantasía y no se quién soy sin ti, por eso lo único que hago es cerrar los ojos porque no quiero vivir en un mundo en el que no apareces tú junto a mi.

There is not a day in which I don’t think about you, I don’t know how but you appear in any detail, in a song, in the street, next to me, always by my side suporting me on the bad moments and on the good ones, always.

I cannot stop imagining you still by my side, I believe that I do it to continue living in this world so perfect that you were giving me every day when you were close to me.

There are days in which I wake up of this fantasy and I don’t know who I am without you, because of it the only thing that I do is to close my eyes because I don’t want to live in a world in that you don’t appear close to me.

Minientrada

Cualquiera llorará más que tú.

De los cielos a la pólvora mojada
De la magia a la oscura esclavitud
Hace tiempo que no pienso en tu cornada 
Hace tiempo que lo echo a cara o cruz 

Ahora sé que cualquiera llorará más que tú
En mi eterna despedida 
Y no, me resbala tu actitud 
Esto sé que no te va a gustar 

Prisionero de las drogas delicadas 
Atrapados en un plano a contraluz 
Hace tiempo que no siento una punzada 
Hace tiempo que me estrello a tu salud 

Ahora sé que cualquiera llorará más que tú 
En mi eterna despedida 
Y no, me resbala tu actitud 
Y ahora sé que en la guerra durará más que tú 
Peligrosa doble vida 
No me desarma tu actitud 
Y esto sé que no te va a gustar 

No llega el día 
Quiero sentir otra velocidad 
Tramando alguna atrocidad y 
Sí, me da miedo mi actitud 
Esto sé que no se va acabar.

 

Vídeo

Una chica normal // A girl

Soy así, me gusta quedarme atrapada entre tu espalda y la pared, jugar a la gallinita ciega al borde del precipicio.

Intento mirar el lado bueno de las cosas, aunque a veces no vea más allá de tus ojos.

También he tenido un amigo invible, sí, de esos que no estan cuando los necesitas.

Para mí, las risas cuentan como preliminares, y un abrazo es bueno si me cuesta salir de él.

Muy paciente, aunque según con quién, la paciencia me dura menos que la batería.

Cada noche te cuento una historia antes de dormir, aunque sé que no me escuchas.

Le sonrio a la vida, que vale mucho más que hacerlo en una foto

Soy la típica que prefiere arrepentirse a quedarse con las ganas de intentarlo.

Y las ganas de intentarlo fueron las que me hicieron saber lo que se siente cuando el mundo se para con nuestros besos.

 

I am like that, I like to remain me caught between your back and the wall, to play to the blind man’s buff at the edge of the precipice.

I try to look at the good side of the things, though sometimes I can not see beyond your eyes.

Also I have had a invible friend, yes, this friends that dissapear when you need them.

For me, the laughs count like preliminary, and a hug is good if it is difficult to me to go out of it.

Very patient, though as with whom, my patience lasts before the battery.

Every night I tell you a history before sleeping, though I know that you do not listen to me.

I smile to life, which it is worth doing much more than it in a photo

I am the typical one who prefers repenting to remaining with the desires of trying it.

And the desires of trying it were those that made me know what one feels when the world stops with our kisses.

Anteriores Entradas antiguas