Tú, bella arquitectura.

Tienes una ciudad en tu espalda, con un río que recorre cada una de tus vértebras. Y yo, recorriendo ese río.

Tu cara parece la luz al final del túnel. Tus ojos, un infinito de deseo. Tu boca, me da el oxígeno para vivir. Tu cuello, mi lugar favorito para perderme. Tu ombligo en mejor sitio para empezar y acabar cada una de mis noches.

Tu hombro, el precipicio que me lanza a tu mano. Tu mano, la mejor pareja para la mía.

Tus piernas, el oasis que esconde el paraíso donde me quiero adentrar.

Tus pies, tus pilares.

Los míos.

 

Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Hector
    Ago 16, 2014 @ 19:31:32

    “Tienes una ciudad en tu espalda, con un río que recorre cada una de tus vértebras. Y yo, recorriendo ese río.” Que forma tan impresionante the comenzar 🙂

    Responder

  2. vanesarodriguezmayor
    Ago 19, 2014 @ 12:30:43

    Desde luego… precioso

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: