Nuestro libro

Eres una pesadilla vestida de sueño.

A veces se me olvida, intento desnudarte de nuevo, y vuelvo a ver lo peor de ti.

¡Qué bonita estas con esa careta puesta! Incluso llego a creerme eso de que me quieres, que tontería. Demasiado tiempo perdido para mi gusto, demasiadas batallas perdidas, demasiadas palabras al viento.

Ni tú, ni yo nos merecíamos esto, somos como ese libro de final abierto que espera ansioso su segunda parte, un desenlace que aún no he sido capaz de leer, ni lo seré.

Anuncios

Culpable.

Me siento culpable de no necesitarte.

Así de simple e irónico a la vez.

Estoy en un punto en el que no sé si te echo de menos a ti, a mi cuando estaba contigo, o a la mentira que me hacías sentir. Estaba. Hacías. Pasado.

Después de tanto tiempo sin verte, no solo no necesito hacerlo, si no que no quiero. Me niego. Lo pienso, y me produce pereza, cansancio. Otra vez lo mismo. No quiero. Y me siento culpable.

Me acostumbré tanto a ser yo quien te buscaba, que no hacerlo me hace sentir rara, y me sulfura que vengas y me reclames.

Tengo rabia dentro de mi, todo el amor se está volviendo odio. A ti. A mi. No sé.

Y, ¿sabes qué?, me siento culpable.

Hoy es el día // Today is the day

Hoy ha llegado el momento que llevo tanto esperando, hoy es el día. Hoy he dejado de quererte.

Así, de repente, me he despertado y lo he sentido, no me mereces, no mereces mi tiempo, ni mis ganas, ni mis besos. Todo ha sido de golpe.

Me he despertado y he sentido que hoy no esperaré esos “Buenos dias” que nunca llegan, ni esos te quieros que dejé de creerme antes de que tu dejaras de creer en nosotros.

Mi tren ha cogido velocidad, va recto dirección a la felicidad que tú nunca me diste, porque nunca pensaste en nada que no fuese tu amor propio.

Mi tren ya no se queda esperando con las puertas abiertas para que llegues, pongas un pie en el vagón y no te subas nunca, pero tampoco me dejes marchar.

A veces, mejor dicho, muchas veces, quitabas tu pie y te montabas en otro un rato, y mi tren empezaba a andar, andaba a la velocidad de una tortuga, y dejaba la puerta abierta para cuando llegases, mi tren nunca se iba, siempre esperaba por ti.

Lo que más tristeza me da, es que para mí esto es un acto de valentía, hoy he ganado volver a verme en el espejo, pero tú, hoy me has perdido y no te vas a dar cuenta jamás.

Por eso se acabó, y hoy ha sido el día. Y ojalá seas feliz y yo no me entere nunca, ojalá sepas querer algún día, ojalá te quieran mejor que yo, solo mejor, porque más es imposible

 

Today there has come the moment that I take so much waiting, today it is the day. Today I have stopped loving you.

Suddenly, I have woken up and have felt it, you don’t deserve me,  you don’t deserve my time,  my desire of being close to you, my kisses.Everything has been at one stroke.

I have woken up and felt that today I will not wait these ” Good morning ” that never come, and this “I love you” that I stopped believing before  you were stopping believing in us.

My train has taken speed, direction goes straightly to the happiness that you never gave to me, because you never thought about anything that it was not your self-esteem.

My train already doesn’t continue waiting with the opened doors in order that you come, put a foot in the coach and never raise, but don’t also leave me to go.

Sometimes, rather, often, you were removing your foot and were mounting yourself in other one awhile, and my train was starting walking, was walking to the speed of a tortoise, with the door opened for when you were coming, my train was never going away, always it was waiting for you.

What more sadness gives me, is that for me this is an act of valor, today I have won to return to meet in the mirror, but you, today you have lost me and you don’t go away to realizing ever.

Because of it it was ended, and today it has been the day. And I hope that you are happy and I never find out, I hope you know how to love someone some day, and I hope that some day someone love you better than I, only better, because more it is impossible